The Land Tours El lugar donde la Biblia cobra vida

Mar Muerto

Mar de Sal

El mar Muerto es un lago endorreico salado, situado en una profunda depresión, a 416,5 m bajo el nivel del mar entre Israel y Jordania. Ocupa la parte más profunda de una depresión tectónica atravesada por el río Jordán y que también incluye el lago de Tiberíades. Los griegos de la Antigüedad lo llamaban lago Asfaltites, por los depósitos de asfalto que se encuentran en sus orillas, conocidos y explotados desde la Edad Antigua. Tiene unos 80 km de largo y un ancho máximo de unos 16 km; su superficie es aproximadamente de 810 km². Recibe agua del río Jordán, de otras fuentes menores y de la escasa precipitación que se produce sobre el lago, y el nivel de sus aguas es el resultado del balance entre estos aportes y la evaporación

Las aguas de este mar son relativamente ricas en calcio, magnesio, potasio y bromo, y relativamente pobres en sodio, sulfatos y carbonatos, una composición significativamente diferente de la del agua de mar. La cuasi-salinidad de sus aguas profundas es de 235 kg/m³, que corresponde a una salinidad del 28%, y crece a una tasa de 0,5 kg/m³/año en verano, y prácticamente no decrece en invierno. Como comparación, la salinidad promedio del agua de los océanos está entre 3,1–3,8%, es decir unas 9 veces menos. Ningún ser vivo habita en él. Tan elevada salinidad es lo que impide a un ser humano hundirse en sus aguas de forma natural, debido a que la elevada densidad de sus aguas (1 240 kg/m³) ejerce un empuje superior a la del mar (1 027 kg/m³), pudiéndose flotar sin ningún esfuerzo, característica que le ha hecho mundialmente popular.

Según la Biblia, las ciudades de Gomorra y Sodoma estaban en el sector sur a orillas del mar Muerto, cercano a la actual península de Lisán; pero hasta ahora no hay evidencias arqueológicas concluyentes al respecto. En 1947 unos beduinos encontraron unos 3000 fragmentos de manuscritos del mar Muerto que datan de unos 2000 años en unas cuevas en el desierto de Judea. En el año 2010 fueron digitalizados para que cualquiera los pudiera consultar.